domingo, 10 de abril de 2011

ORANDO CON JESUS


Orando con Jesús”
Introducción

Esta actividad está orientada a ir introduciendo a
los niños en una dimensión tan importante de la
persona como es la oración. Para conseguir esto se debe partir de un trabajo de
presentación previo de Jesús a los niños de acuerdo con sus posibilidades cognitivas.
Con este trabajo previo los niños han debido a aprender a ver a Jesús como una
figura amistosa.
Desarrollo
El profesor pregunta a todos los niños en clase a quién le cuentan sus problemas
cuando les pasa algo como: pelearse con otro niño, romper algo, enfadarse con
alguien…
El maestro va anotando en la pizarra las personas que los niños van nombrando.
Al final, el maestro lee en voz alta las respuestas que los niños han ido dando y las va
comentando: “muy bien yo también cuento mis problemas a mis amigos y a mi madre,
pero ¿sabéis a quién más se los cuento para que me ayude a ser como Él? … A
Jesús”. Aquí el maestro realiza una explicación de cómo él cuenta sus cosas a Jesús,
de cómo esto le hace ir pareciéndose más a Él, de cómo le vale para sobrellevar la
tristeza, de cómo le ayuda a no enfadarse tanto o a hacer mejor su trabajo, etc.
El profesor propone a los alumnos que comiencen a hacer lo mismo, y para empezar
les va preguntando en clase por situaciones en las que los niños podrían pedir ayuda
a Jesús o los problemas que le podrían contar.
El maestro con su hacer en la clase va animando a los niños a comunicarse más con
Jesús. Por ejemplo, si algún niño se pone enfermo el maestro puede animar a los
niños a rezar por él, o por ejemplo que les ayude a aprender a escribir...
Notas y sugerencias
Esta actividad está diseñada para durar todo un período lectivo para que tenga
eficacia y los niños vayan acostumbrándose a rezar.
Es muy importante un ejemplo y un ánimo constante por parte del profesor para que
la actividad sea verdaderamente efectiva.
Cuando el profesor observe que esta actitud se va convirtiendo en una costumbre por
parte de los alumnos les puede empezar a enseñar alguna oración.
También puede ser bueno instaurar un momento del día que los niños tengan para
hablar con Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada