domingo, 1 de octubre de 2017

Eres como la burra de Balaam’ o ‘ese es como la burra de Balaam’,


Esta es una locución que está en desuso y que hoy en día apenas se escucha decir. Años atrás el indicar que alguien era como la burra de Balaam se utilizaba para referirse a una persona que aparentemente no era demasiado lista o no destacaba por su inteligencia y que, inesperadamente, daba un consejo con la solución que resolvía algún problema.
Para encontrar el origen de la expresión debemos dirigirnos al Antiguo Testamento, donde en ‘El libro de los números’ (22-24) podemos encontrar que el profeta Balaam es citado en el momento en que, montado en su burra, se dirige a maldecir a los israelitas que llegaban al Reino de Moab para conquistarlo.
Según este texto de la Biblia se le apareció en el camino un ángel enviado por Yahvé que portaba una larga espada, a lo que la burra se apartó del sendero y Balaam la azotó en tres ocasiones. El animal finalmente se giró hacia su amo y le preguntó por qué le había golpeado, contestando el profeta que lo había hecho por apartarse del camino.
En ese momento el ángel enviado dijo:
¿Por qué has azotado a tu asna estas tres veces? Yo soy el que ha salido a resistirte, porque tu camino es perverso delante de mí. El asna me ha visto y se ha apartado de mí estas tres veces. Y si de mí no se hubiera apartado, ya te hubiera matado a ti, y a ella la habría dejado viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SYMBALOO